El destilado directo de sidra pura, sin intervención de sus hollejos, es tan antiguo en Asturias, como la propia sidra. Se trata de un aguardiente muy aromático, de sabor seco y de amplia variedad en matices gustativos.