Vino fortificado andaluz tradicional, elaborado con la variedad Palomino, proveniente del Pago Miraflores, basado en una Manzanilla muy vieja. Tiene una vejez estimada de 70 años. En nariz, se presentan de manera predominante aromas tostados, de avellana. En boca, es una explosión, es envolvente y de trago larguísimo, dejando un retrogusto muy duradero. Para disfrutar de una buena copa después de una comida contundente.